Vuelo 212 un domingo por la noche…

Vuelo 212 un domingo por la noche…


Viendo al horizonte como el sol se escapa entre las nubes y el cielo tiende su manto negro al mejor estilo de un luto que parecería eterno me pongo a pensar en las cosas que a veces nos parecen cruciales en la vida.

 

Cuando la vida sin querer nos quita algo, pensamos que es muy injusta y se nos olvida que sin ella nos seriamos lo que somos ni tendríamos lo que tenemos.

 

La vida nos llena de momentos de felicidad y al mismo tiempo se encarga de hacernos sentir morir cuando algo se pierde o termina.

 

Vamos por la vida pensando que el estar solos es un holocausto y no nos damos cuenta que es la soledad la que nos ayuda a encontrar las respuestas.

 

El amor es como una montaña rusa que a veces nos sorprende y nos da felicidad y a veces se transforma en la peor historia de terror.

 

Pero la curiosidad nos lleva a no desistir y seguir en busca de esa felicidad que es la que nos da la fuerza para enfrentar los temores que se aproximan y no sucumbir en un letargo existencial permanente.

 

Todo en la vida tiene un principio y un fin,  desde lo mas hermoso hasta lo mas doloroso, el secreto es vivir nuestras vidas hoy como si este fuera el ultimo día de nuestra vida y aprender de ella  como si hoy fuera el primer día de nuestra existencia.

en el camino tomamos desiciones unas buenas y otras no tan buenas pero al final lo que importa es lo que somos ahora y no lo que alguna vez intentamos ser.


Hoy aprendí que La felicidad esta dentro, el que dependa de algo o alguien para ser feliz nunca sabrá lo que es la verdadera felicidad y que tenemos que ser felices para poder hacer felices a los demas;  Que no sirve llorar cuando un amor se va;  Que el callar es de cobardes y que las barreras se hicieron solo para que los valientes las puedan saltar y los cobardes se queden atrás.

 Escrito un 4 de junio hace muchisimas lunas atras en un vuelo con rumbo desconocido…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.