Eran como las ocho treinta de la mañana y la verdad el lugar no lo recuerdo muy bien pero si se que era un hospital de la ciudad capital, yo llevaba varios dias de no ver a mi papa y me recuerdo que mi mama pasaba rezando todo el dia y todo el mundo cada vez que hablaban de mi papa hablaban quedito… como que para que el niño no oiga.

Esa mañana nos levantamos temprano y un taxi nos recogió enfrente del hotel Capri en la ciudad de guatemala yo me recuerdo que mi mama paso sentada toda la noche en una silla roja y yo solo la veia, yo tenia 4 años. Al llegar al hospital mi mama entró y a mi me dejaron en un corredor blanco sobre unas sillas negras jugando con una enfermera, al rato salió mi mama y yo le pregunte a ella por enesima vez «Donde esta mi papa?» y ella me respondió hijo tu papa esta enfermo y lo tienen alli adentro. Yo le pedi a ella que lo queria ver y ella me dijo que alli que en el area que a el lo tenian (intensivo)  no dejaban entrar niños pero yo me puse a llorar y ella me dijo:

Esta bien Norman vamos a hacer esto, cuando la enfermera conteste el telefono ud va a salir corriedo y al pasar por esas puertas va a cruzar a la derecha y no pare de correr hasta llegar a la puerta del fondo y alli esta su papa, si lo tratan de detener solo siga corriendo porque si lo detienen antes  no lo va a poder ver.

Me recuerdo como si hubiese sido ayer, puedo vivirlo en camara lenta cuando la enfermera levanto el telefono y  yo sali corriendo, atravese esas puertas, todos se me quedaron viendo y gritaban. «agarren a ese niño» yo segui las instrucciones de mi mama y corri con todas mis fuerzas, pero justo cuando llegue a la puerta del intensivo me agarraron dos enfermeros, yo me puse a llorar y gritaba dejenme ver a mi papa por favor…

Unos minutos despues se compadecieron de mi y me dejaron pasar, corri al lado de su cama, a el lo tienian completamente lleno de aparatos, alambres y tubos, yo me le acerque  el abrio los ojos por un instante agarro mi mano y me susurro levemente, «hola hijo» y volvio a cerrar sus ojos.

Yo solo lo abrace bien fuerte, la verdad no sabia ni entendia la magnitud de eso pero sentia que era la utlima vez que lo iba  a ver, mi corazon palpitaba bien fuerte que hasta lo podia escuchar.

A mi padre unos dias antes le habia dado un infarto, y no era el primero, le habian diagnositado un problema cardiaco terminal. Es mas despues y cuando tuve el uso de la razón mi padre me contó que el Dr que lo mando a USA de emergencia le dijo que el le juraba que no iba a salir vivo de su consultorio y que no entendia como es que seguia vivo si sus arterias estaban 85% tapadas y la circulación sanguinea era tan poca que no entendia como podia caminar.

Luego se lo llevaron a USA y mi madre y yo nos quedamos en Guate a el lo operaron y yo ni en cuenta, varias semanas despues mi mama se empezo a sentir mal y para no hacerles larga la historia, alli estaba yo otra vez en un hospital de la capital con mi mama, esta vez mi tio y mi tia nos acompañaban, ibamos  en una carrito rojo, llegamos al hospital, yo no entendia bien que era lo que pasaba hasta que escuche que mi tio y mi tia conversaban de que a mi mama tenia cancer y le iban a extirpar un tumor que le habia salido en el pecho.

Nunca lo dije antes pero en ese momento se me hizo un nudo tremendo  en la garganta, queria llorar pero hasta respirar me costaba,  realmente crei que me quedaba huerfano ya que no sabia realmente como ni donde estaba mi papa, solo me decian que estaba en Estados Unidos y que pronto regresaria y  la palabra Cancer,  tumor y operación en un niño de 4 años suenan a calamidad en serio.

Despues llegamos al hospital,  mi mama se bajo del carro,  se me quedo viendo con una sonrisa finjida y me dio un beso yo le reclame que no queria  quedarme  solo y ella me dijo «hijo recuerdese lo que le dijo su papa ud nunca esta solo siempre tiene a su angel de la guardia ademas que sus padrinos (tios) ellos lo van a cuidar muy bien hasta que yo regrese hay les hace caso.» Yo podia ver en sus ojos la angustia de saber que ponia nuestras vidas  en las manos de Dios y que solo el sabia lo que  nos deparaba el destino.

Dejamos  a mi mama en el hospital y de nuevo se repitió en mi mente  la misma imagen de cuando  yo habia visto por ultima vez a mi papa. Mis tios me llevaron  no se a donde, yo solo  me recuerdo que iba sentado atras del carro de ellos pero en mi mente sin mucho razonamiento y explicaciones realmente crei que esa era la ultima vez que iba a ver a mi mama ya que asi me habia pasado con mi papa, yo me le quede viendo a mis tios y en realidad estaba seguro de que ellos iban a ser mis nuevos padres.

Gracias a Dios el tenia otros planes y mis Padres ambos salieron exitosos de sus cirugias y yo logre crecer a su lado pero definitivamente esta etapa de mi vida marcó tremendamente el tipo de persona y padre que ahora soy.

Muchos amigos me han preguntado siempre cual es esa relación tan fuerte que yo tengo con mis padres y lo unico que les puedo contar ahora es que cuando uno tiene algo, lo pierde y luego lo recupera aprende a valorarlo mucho mas.

Todos los seres humanos vivimos experiencias en la niñez que son fuertes y muchas veces cambian el rumbo de nuestras vidas por completo y es por eso  que ahora como adultos y padres  que somos tenemos una tarea bien importante en el crecimiento de nuestros hijos. Muchas  veces hacemos cosas o dejamos de hacer otras que nos pareces insignificantes pero para nuestros hijos pueden ser muy determinantes .  Hay que recordar que para un niño su padre es siempre su heroe el que todo lo puede, y su madre es ese  bastón que le da la fuerza en cualquier momento de flaqueza, la imagen de pureza, honestidad y bondad  y que cuando nuestros hijos crezcan seran simplemente  el reflejo de todas nuestras experiencias compartidas con ellos durante su crecimiento.